Blog

IMG_5183

El llantén crece mucho en nuestros alrededores, y esa es una de las razones por las que es una de las plantas más usadas en la medicina casera tanto en Euskal Herria como en otros muchos países.

Esta planta, especialmente buena para curar heridas, se usaba mucho para las prácticas llamadas zaintiratuak. Estas eran una especie de ritual, que durante muchos años juntó la magia, el paganismo, el cristianismo y el empirismo. El conocimiento de esta práctica pasaba de mujer a mujer, dentro de la familia. Después de una cuidadosa selección de la planta, se le hacia una especie de venda al enfermo al rededor de la vena dolida o la herida, y se le hacía un masaje cuidadosamente.

Pero aparte de este uso, se le pueden dar otros usos a la planta, por ejemplo, ingerirla. Comernos el llantén nos aporta mucha vitamina C, y nos ayuda mucho a bajar las inflamaciones.

Basare le da diferentes usos al llantén: en el aderezo, para comerla, y en la crema de plantas silvestres y karité, para darla en el cuerpo.

Close menu